Saltar a contenido principal
Kumiko es Cruelty Free

Cuidados imprescindibles para la piel en invierno

Cuidados imprescindibles para la piel en invierno

Limpiar, ultra hidratar y proteger son algunos de los consejos antes y durante los días fríos.

 

 

Los colores del otoño anuncian que vienen meses de temperaturas bajas. Debemos anticiparnos y dar los cuidados apropiados a nuestra piel, en especial al rostro, para así evitar consecuencias como sequedad, tono apagado, enrojecimiento, pérdida de elasticidad, tirantez y descamación.

Catalina Aguirre, cosmetóloga y co-fundadora de KUMIKO Skincare, da la clave: “Si el objetivo es lucir una apariencia sana y luminosa, el must de la temporada invernal es limpiar, hidratar y proteger”.

LIMPIEZA

Antes de hidratar, la higiene facial de día y noche es un paso imprescindible, para cuidar la barrera hidrolipídica y preparar la piel para los próximos pasos. Esta acción debe contemplar ingredientes emolientes, reparadores, desintoxicantes y que remuevan las impurezas desde las capas más profundas, para lograr una limpieza efectiva, sin irritar. Al mismo tiempo, una o dos mascarillas faciales a la semana otorgan múltiples beneficios. Apuesta por aquéllas que tengan una potente acción hidratante y antioxidante, para defender la piel de los radicales libres y el daño ambiental. “La exfoliación, por su parte, es una técnica requerida si se trata de eliminar células muertas y estimular la renovación celular, lo que permitirá que los tratamientos penetren mejor. Sin embargo, hay que evitar la exfoliación excesiva. No más de una vez cada 3 a 4 semanas en pieles secas, y una vez por semana o cada 15 días en pieles oleosas”, aconseja Catalina.

HIDRATACIÓN
Extra hidratar. Por lejos, la mejor recomendación. No puede faltar en tu rutina de día y noche, si se trata de evitar el daño que provocan el frío, los cambios térmicos y la contaminación. Una buena crema facial hidratante permite que el rostro se alise y su reserva de agua se restablezca, mejorando, significativamente, su firmeza, densidad y elasticidad.
“Es importante tener presente que si tu piel es sensible o sufre rosácea, en lo posible, evita los cambios bruscos de temperatura, ya que éstos aumentan los vasos capilares dilatados. Las zonas más delicadas como mejillas, contorno de ojos, labios y cuello, merecen mayor atención”, destaca Catalina.

Existen activos que hidratan de manera excepcional, como el ácido hialurónico, las vitaminas C y E, las mantecas de mango y karité, aceites vegetales y, por cierto, el Té Matcha, presente en toda la línea KUMIKO.

PROTECCIÓN

Aunque los días estén fríos y nublados, los rayos UV siguen actuando, por lo que es necesario proteger la piel durante todo el año. Hay consenso científico respecto del efecto negativo y acumulativo de los rayos solares, causantes del fotoenvejecimiento. Catalina enfatiza la importancia de una protección efectiva e irrenunciable: “En esta época debemos usar un protector solar mínimo con factor 30, y ojalá mayor. Estamos más expuestos a luz artificial y a desajustes térmicos. Además de prevenir el envejecimiento prematuro e, incluso, el cáncer de piel, se evitan rojeces y sequedad del rostro”.

REGENERACIÓN Y NUTRICIÓN

Para lograr una piel resplandeciente en este período, el momento adecuado para nutrir y regenerar es durante la noche, porque los activos penetran mejor. Las fórmulas con ácido hialurónico, retinol, péptidos de efecto botulínico, osilift, betaglucanos, silicio orgánico, niacidamida, entre otros componentes, aportan un beneficio sustancial, renuevan y suavizan la apariencia del rostro, mejoran su tono y otorgan una elasticidad uniforme.

ALIMENTACIÓN

Entre una piel sana y lo que comemos en invierno hay mucha relación. Es recomendable privilegiar mucha agua (mínimo 2 litros diarios), una dieta rica en omega 3, vitaminas C y D, proteínas y antioxidantes. Ojalá evitar los azúcares refinados, así como el tabaco y el alcohol, que repercute de forma negativa en la salud de la piel, ya que genera radicales libres y también predispone a la vasoconstricción, que impide la correcta irrigación sanguínea y oxigenación celular.  

Su Carro