¡Preparándonos para el invierno!

¡Preparándonos para el invierno!

Sabías que para el 80% de la mujeres la principal preocupación son las arrugas, al 74% la pérdida de luminosidad de la piel y las manchas, mientras que al 60% le complica la textura poco uniforme de la piel, según estudios de importantes laboratorios cosmetológicos. Aunque todavía no existe el elixir de la juventud eterna, sí podemos ayudar a retrasar el envejecimiento con una rutina de cuidados no sólo nocturnos, sino también en la mañana. Eso sí, ésta debe ser sagrada, es decir, sí o sí hay que cumplirla todos los días.

Muchos ignoran que la limpieza de la mañana es tan importante como la de la noche, porque nos permite eliminar los residuos de la crema nocturna, las células muertas y la sudoración.

Dos pasos indispensables en tu rutina diurna:

Kumiko Cleanser Ritual

1. Limpieza:

Si tu piel es grasa, con tendencia a puntos blancos y negros, exfolia una o dos veces por semana. Si de lo contrario, es seca, hazlo una vez por mes. Lo importante es que laves tu rostro siempre, día y noche, con productos especializados.

Kumiko Starter Ritual

2. Nutrición

Si usas algún suero, es lo primero que debes aplicar. Luego, el contorno de ojos y después la crema hidratante de día para reforzar la capa córnea (la más externa de nuestra piel) que nos protege de las agresiones del medio ambiente y por otro lado, no brinda agua para las capas más profundas. No olvides nunca aplicar factor solar si el hidratante no lo incluye.

Otro dato útil y que muy pocas personas lo incorporan en sus rutinas de belleza, son las mascarillas faciales que debes aplicar una vez por semana de 15 a 20 minutos; gran complemento para conservar la lozanía de tu piel.

Prácticas recetas de belleza para realizar en la casa:

Mascarilla aclarante

Mascarilla de pepino

Pela la cáscara de un pepino. Aplasta y mezcla las cáscaras con leche fresca hasta formar una pasta homogénea. Aplica la preparación y espera 20 minutos. Enjuaga con agua tibia.

Mascarilla nutritiva

Revuelve 2 cucharadas soperas de aceite de oliva y 2 cucharadas soperas de miel. Deja reposar 30 minutos en rostro y cuello. Enjuagar con agua tibia.

Miel

Baño hidratante y tonificante

En tu tina de baño con agua caliente agrega 10 cucharadas soperas de miel y 10 gotas de aceite de palo de rosas. Mezclar hasta que quede todo bien revuelto. Ahora, a relajarse!

Para el pelo:

Al finalizar el shampoo, enjuaga tu pelo con la mezcla de una taza de agua y el jugo de 5 limones. El limón otorgará brillo.

Además, esta receta nutre el cuero cabelludo, fortalece el pelo y favorece su crecimiento. Me acuerdo que mi papá siempre lo hacía y tenía un pelo lindo!!